lunes, 24 de octubre de 2011

Alba Sócola declama en honor a Eduviges Portalet


Ayúdanos, Madre Eduviges


I

Desde tu niñez fuiste santa

¡Oh, Eduviges Portalet!

Muchos corazones alegraste

con tu sencillez

y con tus palabras curaste

multitud de tristes almas.

II

Con amor y ternura

cuidaste a tus hermanos

y llenaste el vacío que la madre dejó.

Bello, noble encargo,

que un alma extraordinaria

como la tuya logró

III

Mujer emprendedora,

de gran corazón,

con talento y devoción

y fortaleza admirable

formas una congregación

que es una bendición

IV

Dominicas de la Inmaculada Concepción

lleva por denominación

y la palabra divina,

el estudio, el silencio,

la oración y la paz

son su identificación,

V

Estrella de nuestras almas,

guía de nuestra vida,

no nos dejes solas

hay mucho por recorrer

y abundan las piedras

que nos pueden hacer caer.

VI

Enséñanos a vivir con alegría,

para seguir con devoción

el mandato que Cristo nos dio.

Ayúdanos madre, Eduviges,

a acercarnos a Dios

y que su palabra

nos transforme de corazón.

AUTORAS:

Astrid Elsa Carolina Sialer Gallo

Gilda Esperanza Saavedra Guerra